Vacunación anual, ¿seguro?

La vacunación de nuestros animales es un tema que todos tenemos presente pero del que nos falta información. En los últimos años empiezan a alzarse algunas voces advirtiendo de la vacunación excesiva a la que están sometidos sobre todo nuestros perros y gatos. A nuestro modo de ver no se trata de un debate de vacunas sí o no. Hay enfermedades importantes que han de ser prevenidas. Se trata más bien de un debate de sobre si hacen falta tantas vacunas como se administran actualmente.

Lo primero que debemos saber es que en nuestro territorio no es obligatoria ningún tipo de vacunación al contrario de lo que mucha gente piensa. La insistencia en revacunar todos los años y mantener al día la cartilla sellada ha generado mucha confusión a este respecto.

Fuera de nuestro territorio hay lugares donde vacunas como la Rabia sí son obligatorias. También hay países que van a exigir una vacunación específicia y reciente para poder cruzar sus fronteras con tu animal. En estos casos hay que cumplir las leyes de cada territorio. Por lo tanto si vais a viajar informaros bien de los requisitos que os piden.

Sí es cierto que una primera vacunación en cachorros es importante. Pero las cosas ya no están tan claras cuando hablamos de animales adultos. Las vacunas que se administran generan una inmunidad de varios años. Incluso ya hay corrientes que recomiendan hacer un test de inmunidad para saber en qué condiciones se encuentra nuestro animal y a partir de ahí poder decidir cuáles son sus necesidades.

Lo ideal en cualquier caso es diseñar un plan de vacunación personalizado y no aplicar un calendario de vacunación estándar que muchas veces no encaja con las necesidades de nuestro animal. Hay muchas cosas a tener en cuenta y que son importantes, como la edad, el estado del animal, historial sanitario, etc. También tenemos que tener precauciones con según qué vacunas porque pueden generar efectos secundarios y/o que sus efectos no están suficientemente probados, como la vacuna de la leishmania. Hay vacunas felinas que no son necesarias si el animal no sale de casa. Incluso se han dado casos de tumoraciones en gatos generadas por un determinado tipo de vacuna.

Es importante dejar claro que la inmunidad de un animal está directamente relacionada con el estado de su sistema inmunitario, muchas veces descuidado. No es una vacuna lo que hace fuerte a nuestro perro o gato (en algunos casos incluso puede producir el efecto contrario). Es en la alimentación y en su bienestar emocional donde tenemos que fijar nuestra atención. Sí, es más trabajoso cuidar estos aspectos que ponerle una inyección al año y olvidarnos, pero creedme es mil veces más efectivo y seguro.

En definitiva, nosotras apostamos por un plan de vacunación personalizado dependiendo de las condiciones físicas y necesidades de cada animal. Y si fuera necesario utilizar métodos no invasivos para subirle el sistema inmunitario.

 

Os dejamos los emails donde podéis solicitar información en caso de viajar a otros países:

Para resolver dudas sobre el movimiento de animales de compañía dentro de la unión europea pueden dirigirse a la subdirección general de sanidad de la producción primaria (ministerio de medioambiente y medio rural y marino); sganimal@marm.es. Los movimientos hacia o desde terceros países son competencia de la subdirección general de acuerdos sanitarios y control en frontera (sgveget@marm.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *